Nuestros consejos para tener éxito en tus encuentros

Artículo 6

En el amor, ¿sabes de dónde vienes, dónde estás, y adónde quieres llegar?

Al plantearse una nueva relación, cada persona lo hace en función de sus experiencias, de la trayectoria vital recorrida a lo largo del tiempo: para algunas será la primera vez, quizás otras tengan un historial de relaciones que no han madurado, o tal vez, tras una larga relación, echamos de menos volver a tener complicidad, cariño y caricias de alguien cercano.

Cualquiera que sea el caso, antes de implicarnos de nuevo en una relación íntima, e involucrar también a otra persona, es importante saber bien de dónde se viene, dónde se está y adónde se quiere llegar.

Analizaremos de dónde se viene, revisando todo aquello que aprendimos de cada experiencia amorosa. De todo en la vida se aprende, tanto de las buenas como de las malas vivencias. Probablemente se haya sacado en claro lo que no se quiere volver a experimentar de ninguna manera, y también los buenos momentos por los que merece la pena estar en pareja. La mejor forma de cerrar una historia pasada es asumir, en la medida de lo posible, la responsabilidad de lo ocurrido: si fue por algo provocado por nosotros, para no repetirlo y cambiar los comportamientos necesarios; y si fue algo que tuvimos que aguantar, para asumir la responsabilidad de no haber cortado a tiempo, de no haber dicho lo que queríamos, de habernos olvidado de nosotros mismos, o de no habernos cuidado suficientemente, permitiendo así que ocurrieran ciertas cosas más veces de las justificables. De esta manera podremos recuperar el control de lo que sucede en nuestra vida afectiva sin quedar a disposición de la voluntad de otros. Cuando en una relación no podemos ser nosotros mismos, es mejor pasar página cuanto antes. Hay mucha gente maravillosa a la que merece la pena conocer, y es también responsabilidad propia convertirse en esa persona con la que los demás quieran estar.

Conocer dónde estamos suele resultar más sencillo, probablemente nos identifiquemos con alguna de las siguientes situaciones:

  • Buscando a la persona amada
  • Disfrutando de la persona amada
  • Sufriendo a alguien
  • Dejando a alguien
  • Recuperándonos de una relación
  • En compañía de uno mismo

La parte que parece más obvia, pero no la más sencilla, es saber adónde se quiere llegar en una relación afectiva. Y tan importante es tener esto claro como comunicárselo a la persona con la que se está dando la posibilidad de iniciar una relación. Si se tienen objetivos incompatibles, es mejor que ninguna de las dos personas se implique demasiado emocionalmente con la otra. Quizás no se esté preparado todavía, o simplemente se quiera ver cómo se siente uno de nuevo en una relación estable. También se puede estar buscando compañía o apostando por una relación a largo plazo. Cualquiera de las opciones es correcta siempre que las dos personas estén al tanto de ellas, para poder decidir si se sigue adelante o no.

Nosotros apoyaremos, cuando se precise, el diseño que decida cada pareja, porque el objetivo es la máxima satisfacción para los dos miembros que están involucrados en la relación en ese momento. La experiencia nos viene demostrando que se puede estar muy bien en una relación de muchas maneras distintas. El ingrediente imprescindible es una buena comunicación y establecer con claridad dónde está cada uno y qué quiere para poder llegar a acuerdos que sean compatibles para las dos personas.

Carlos y Raquel empezaron de una manera muy informal, pues los dos venían de experiencias difíciles y querían tomarse un tiempo antes de dar un paso más serio con otra persona, por ello lo hablaron claro desde el principio. Después de unos meses, cuando vieron que entre ambos había, además de química, mucha confianza, seguridad y diversión, volvieron a hablar y cambiaron sus objetivos. Dieron el paso a una relación más formal, pero todavía sin llegar a vivir juntos. Hace tan sólo unos días se pusieron en contacto con nosotros para comunicarnos que habían hablado una vez más, y que habían tomado la decisión de intentar una relación más comprometida, de convivencia y con muchos proyectos en común. Seguían teniendo algo de resquemor por las experiencias anteriores y querían que les diésemos algunos consejos y pautas ahora que se iban a vivir juntos.

Para nosotros ha sido muy satisfactorio haber seguido su progreso, y haber visto cómo han logrado superar el pasado para vivir un futuro que parece bastante prometedor. Ellos lo han conseguido con sinceridad y transparencia, con una excelente comunicación, y con un enorme deseo de quererse y respetarse mutuamente.

Encuentra personas
verdaderamente compatibles contigo

  • Realiza gratuitamente nuestro Test de Afinidad
  • Descubre tu selección de solteros
  • Ponte en contacto

Ayuda en línea

Encuentra todas las respuestas
a tus preguntas: