Nuestros consejos para tener éxito en tus encuentros

Artículo 7

¿Qué es el amor? A amar (y a odiar) se aprende

Definir y explicar en qué consiste el amor puede ser un tema delicado, subjetivo, complejo y de difícil consenso. El amor se ha intentado explicar desde la psicología, la sociología, la antropología, la religión, la filosofía, la química, la física clásica y la física cuántica, e incluso desde la política, que intenta regularlo.

Como no vamos a cuestionar las distintas posturas respecto al amor, lo que sí podemos hacer es:

  • analizar qué hace la gente que ama «bien»
  • observar los efectos que produce el amor en las personas «bien» amadas
  • distinguir entre los distintos niveles de amor

Nos gustaría aclarar, antes de nada, que el acto de amar (y de odiar) está asociado a una serie de comportamientos que nos permiten distinguir que está ocurriendo eso, y no otra cosa. Algunos ya se estarán preguntando: pero, ¿qué va primero? Ciertamente, a nosotros también nos asalta la duda de si el amor es el resultado de una serie de conductas o si, por el contrario, las conductas son consecuencia del amor.

Como en la naturaleza raramente se dan los absolutos, nos quedaremos con que ambas son correctas, y que lo importante es que existen conductas implicadas en el amor, y que éstas se enseñan y se aprenden. Por poner un ejemplo, hay personas que pueden estar teniendo un deseo profundo de amar, pero cuando tienen que demostrarlo, cuando tienen que hacer algo al respecto, no saben cómo. Muchas de ellas no han tenido modelos ni a nadie que les enseñe, y casi que tienen que ir dando palos de ciego, improvisando, echando mano de sus propias experiencias y de su sentido común. Hay otras personas a las que, desde pequeñas, se les ha enseñado conductas amables y generosas, que les han facilitado saber amar (bien) y sentirse (bien) amados, y saber distinguir qué es y qué no es amor (del bueno).

Vamos a ver, entonces, ¿qué hace la gente que ama «bien»?:

  • Recuerda y desea demostrar cada día a su pareja, de manera explícita, que es su apuesta como compañero/a.
  • En los momentos difíciles, tiene el autocontrol suficiente como para no hacer o decir nada que pueda herir a la otra persona. Amor y dolor son incompatibles. El daño lo producen las expectativas equivocadas, pero no el amor. En situaciones conflictivas, se comunica y se centra en las soluciones, no en intentar dejar K.O. al otro.
  • Procura, con frecuencia, regalar un momento de alegría, diversión o paz a su pareja.
  • Demuestra su amor en público y en privado.
  • Escucha y sabe comprender a su pareja, aunque no esté necesariamente de acuerdo con ella, respetando sus sentimientos y puntos de vista.

Se responsabiliza de su propia felicidad, y apoya a su pareja para que haga lo mismo. Es la manera de tener sensación de equipo, para que cuando uno tenga momentos bajos, el otro pueda estar ahí tirando de los dos. Esto ha de ocurrir alternativamente (Nota: es importante dejar de lado la idea de no permitir a la pareja que esté triste «porque a mí eso me pone también muy triste y lo paso fatal». Dejar espacio emocional a la pareja también consiste en no ser egoísta, es decir, en permitir al otro que pueda pasar por un bajón, sin que se le atosigue, sin que se le acribille a preguntas, y sin exigirle que se ponga bien, para dejar de estar uno mal).

  • Sabe expresar y pedir lo que necesita, y puede decir que no con cariño y respeto.
  • Quiere querer y sabe querer: sabe lo que necesita su pareja y lo que puede darle, y a su vez, sabe lo que necesita y lo que quiere recibir.
  • No obliga al otro a amarle. Entiende que los sentimientos no pueden imponerse y sabe respetar los sentimientos de su pareja, asumiendo que a veces se gana y a veces se pierde.

Y ¿cuáles son los efectos que produce el amor en las personas «bien» amadas?:

  • No es ningún secreto que las encontramos más guapas (aquello de que le brillan los ojos), más sonrientes, más ilusionadas y más activas.
  • Se involucran en proyectos, en actividades, están más abiertas y se sienten más generosas.
  • Los resultados de las analíticas médicas mejoran significativamente (sí, sí, no es broma).
  • Sus vidas progresan y se proyectan hacia un futuro prometedor.

Por eso, cuando tenemos ante nosotros personas que están destrozadas por el dolor, envejecidas, sin ilusión, bordeando o sumidas en una depresión, e insisten en que es el resultado del amor del otro por ella, o de su amor por la otra persona, no nos queda más remedio que pedirles que pongan nombre y apellidos a lo que les está provocando tanto sufrimiento, porque lo único que podemos asegurar es que eso nada tiene que ver con el amor. Si esa persona nos estuviese hablando en un idioma ininteligible para nosotros, con tan sólo observar su estado, podríamos deducir que es producto de cualquier cosa excepto del amor. Lo que nos lleva directamente a nuestro último nivel de análisis:
¿Se pueden dar distintos niveles de amor?:

Indudablemente, sí. El amor es un sentimiento, y eso puede darse en cualquier persona en cualquier momento. La intensidad y la calidad de ese amor dependerán de las conductas que vayamos asociando al sentimiento. Por eso es importante no tener miedo a cambiar de nosotros mismos aquello que sea necesario, para ir así consiguiendo experiencias de mayor calidad en nuestras vidas. Uno no nace sabiendo, el ser humano está aprendiendo hasta el último día de su vida. Uno no es como es y ya está, y que se aguanten los demás. Uno también puede ser como quiera ser, pero cada uno ha de ponerse el listón en el nivel al que quiera llegar, sin exigir más por menos. Tampoco hay que sentirse culpable por pedir que nos amen bien.

Cuando se desea que la calidad del amor que estamos viviendo mejore, nuestro consejo es que se analice qué se está haciendo y qué se está recibiendo.
Y como siempre, ante las dudas o el desconocimiento, sabes que al otro lado del teléfono cuentas con nuestro equipo de apoyo para acompañarte en esta fascinante aventura. Porque sabemos que el «buen» amor existe, y queremos que disfrutes de esta maravillosa experiencia en tu vida.

Encuentra personas
verdaderamente compatibles contigo

  • Realiza gratuitamente nuestro Test de Afinidad
  • Descubre tu selección de solteros
  • Ponte en contacto

Ayuda en línea

Encuentra todas las respuestas
a tus preguntas: